miércoles, 5 de junio de 2013

LA CAL



La cal se presenta en polvo que, diluido con el agua, forma una pasta flexible y untuosa que se endurece al secarse, pero acaba adquiriendo una forma muy blanda, y es de un color muy blanqueado.  Esta masa se produce a partir de caliza y de arcilla (aproximadamente el 10% de arcilla) cocidas a altas temperaturas, aunque no tan altas como para obtener los cementos.  La cal es un componente de la pasta cuyo empleo hace muchos siglos que se conoce, y por tener propiedades muy plásticas y flexibles, era ideal para las uniones sin que se formasen las antiestéticas grietas (esquerdas). Se utilizó antes de descubrirse en cemento, ya en plena época de los antiguos romanos.



Antes, la cal se utilizaba solamente como pasta adicional para proporcionar solidez a un muro de piedra, por ejemplo, y se sigue utilizando para hacer morteros de restauraciones rústicas, en especial para el rejuntado de las piedras. Durante mucho tiempo, el arte de la construcción se ha basado en la selección de las piedras, de la forma de éstas y del tipo de unión utilizada, o mejor dicho, la manera de encajarlas perfectamente, siendo la cal la base del material. Pero, como ya he dicho, luego los romanos descubrirían el cemento, un material mucho más duro, con el que hacer el mortero, y la cal quedaría relegada en un segundo término.Es el caso de las paredes de piedras secas, a veces apenas ajustadas: según el dicho popular se puede juzgar el éxito de la construcción por el cantar del viento entre las piedras. La función de la pasta de cal era entonces secundaria: un poco de arcilla para bloquear las piedras.



Pero se ha de reconocer que con esas técnicas no podían permitirse lo de realizar las grandes obras masivas de la época moderna, salvo para las aplicaciones de restauración y reformas rústicas, en el que la cal es el material más empleado. Comparada al cemento, la cal es un componente de la pasta o mortero que presenta menos resistencia. En consecuencia, se reservará ésta para sujetar construcciones más pesadas.

Los morteros preparados solamente con cal, llamados “morteros de cal”, son más fáciles de usar: más flexibles, se endurecen con más lentitud, pero una vez secos, no son impermeables del todo, a pesar de la impermeabilidad de algunas cales (en comparación con la cal, la impermeabilidad de los cementos es más baja). .  Para obtener un mortero fácil de trabajar, pero con una buena resistencia, hay que mezclar cal y cemento en proporciones variables según sea su destinación. Ni mortero de cemento ni de cal, pero un poco de los dos y obtendremos como resultado un mortero que facilitará el trabajo al tardar más a secar, aparte de aprovechar las propiedades de mayor impermeabilización de la cal (aunque no del todo, ya que para eso necesitará un añadido de líquido hidrofugo en la mezcla), y su consistencia flexible y fluida.

 

De los cuatro materiales básicos de la construcción (cemento,cal, arena y yeso), la cal es la que menos pesa, y los sacos que suelen ser del mismo tamaño que el yeso o el cemento rápido, pesan muy poco en comparación. Pero también es el material más sensible a las vías respiratorias, provocando picores en las narices cuando se está expuesto a su polvo.

 


No obstante existen en el mercado ciertos líquidos que añadidos al cemento cuando se prepara la mezcla con agua, hacen el mismo efecto de la cal de secado lento y fluidez del material, pero una vez secado no aprovecha la flexibilidad de la cal y las propiedades impermeabilizantes, tan útiles cuando se trata de contrarrestar dilataciones o movimientos del material ( roturas y grietas). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario