domingo, 20 de marzo de 2011

CONSTRUCCIÓN DE ESCALERAS




La construcción de las escaleras se debe a que hay que salvar niveles entre las distintas plantas.

Hay varias formas de construirlas, sea una escalera recta o de giros al lado (de distintos tramos), por no hablar de las de caracol, tan frecuentes en los castillos medievales.

Actualmente existen muchos programas informáticos para diseñar una escalera (yo uso el Floor Plan Plus 3D), poniéndole tan sólo las medidas de la misma, tanto de largo como de alto, para formar una escalera en función del número de peldaños que queramos darle. El programa ya se encarga de darle forma con sus correspondientes medidas de cada peldaño, y poder verlo en perspectiva desde el ordenador.


Hay que tener presente que la normativa o fórmula de referencia para con los peldaños de la escalera es la siguiente:

Dos veces la contrahuella (base del peldaño) más la huella (altura del peldaño), ha de ser igual a unos 64 cms, aunque eso puede mejorarse en función del número de calzado que calza el pie del propietario. Digamos, en otras palabras que la contrahuella sea una medida de 28 ó 30 (medida idónea 29), y las de las huella de 16 a 18 (idóneo 17); que en todo caso eso ha de depender de la longitud máxima del usuario de la casa que tenga el pie más grande. De todos modos si la altura a salvar es muy grande, cada determinado número de peldaños, se aconseja hacer este espacio de la escalera que se llama descansillo.


Cuándo tengamos claro cómo queremos la escalera y de qué medidas, sólo es cuestión de marcarlo en la pared adonde se asentará o acoplará, para en principio poder encofrarlo con maderas y tableros, poner los hierros de armadura y llenar la base de hormigón. A continuación podemos hacer unos pre escalones de ladrillo, o formarlos con hormigón mismo a la hora de encofrarlos, para encima terminar dando forma de acabado final a la escalera, como puede ser de azulejo de gres, o de piedra cortada a medida que se coloca con mortero o con pegoland.



 Otro tema son las barandillas, que normalmente suelen ser metálicas o de madera, y eso ya se escapa a lo que es competencia de los albañiles. Supongamos que ya tengamos prehecha la escalera, explicaré ahora cómo acabarla con piezas de piedra cortadas a medida, que seguramente el marmolista habrá venido previamente a tomar las medidas para traérnoslas en los cortes adecuados.



Si es una escalera directa y sin descansillo, podemos empezar poniendo arriba el último peldaño, ya que nos servirá de referencia para que luego puesto el primer peldaño del primer escalón, poner unos hilos en ambos lados que nos harán de guía para poner las siguientes piezas que vendrán a continuación. Empezamos poniendo a su correspondiente medida la primera tabica, aconsejando que en la parte de atrás se le añada pegoland, mortero y cemento rápido para que seque deprisa. Para que se aguante la tabica, es recomendable pegarle algunos cantos de ladrillo con yeso.


Con la tabica ya bien colocada, se aconseja llevar a medida un par de topes de cemento rápido para colocar el peldaño y que no baje más de lo que permita el tope, colocando el correspondiente mortero para macizarlo, y dejando la parte de atrás y de lado (si lo tuviere) para aparedarlo con cemento rápido que al secarse rápido, ya permita poner el pie encima para colocar las siguientes tabicas y peldaños, guiándose por lo marcado en el lado, así como el par de hilos tensados en diagonal que nos indican cómo tienen que ser colocados de manera que formen un conjunto armonioso. O sea con pericia y con una combinación de utilizar cemento rápido, pegoland, mortero y yeso para inmovilizar las tabicas colocadas, podremos hacer con rapidez y dejar bien acabada una escalera de piedra.


 El paso siguiente será colocar los zócalos, rejuntar todas las partes de la escalera que necesiten rejuntado, limpiarlo con trapo o esparto, y a continuación añadir el yeso o mortero que pueda faltar en la parte que da con el zócalo de la escalera en relación con la pared. De manera que si se calcula bien, y se marca bien, para un paleta experimentado, puede ser fácil y rápido la construcción de una escalera. Pero eso sí: hay escalones o peldaños que pesan, así como las piedras grandes y enteras de las partes que van los descansillos, lo cual unido al hecho de ser un trabajo en el cual tienes que estar todo el día con la espalda curvada y las piernas flexionadas, puede resultar una de las tareas más cansadas de la albañilería, pero normalmente coincide ya con el acabado final de la vivienda, cosa que una vez terminada, suele llenar de gran satisfacción.

Y en el gremio de los paletas, se considera que un albañil ya ha llegado a oficial de primera, cuando puede construir bien hecha una escalera, uno de los trabajos más entretenidos y con más pericia, que no admite errores en los cálculos.


Por otra parte, las escaleras de obra, de piedra más largas que conozco, son las que corresponden a la entrada de la Catedral de Girona, que es la única del mundo de una sóla nave.















2 comentarios:

  1. me resulto muy útil la información . Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te fuera de utilidad. Saludos.

      Eliminar