jueves, 11 de agosto de 2011

LA ESCUADRA, EL CARTABON, EL COMPÁS Y LA REGLA

Desde no hace muchos años, cuando no existía el internet, y apenas se tenían conocimientos informáticos, no se podía trabajar con programas asistidos por ordenador de dibujo o diseño de motivos constructivos, que incluso te calculan todo de modo de modo programado, poniéndotelo todo muy facilísimo. Antes todo se hacia manualmente, y a la hora de dibujar algo sobre un plano, se tenía que recurrir a la escuadra y el cartabón como herramientas básicas, así como un compás, una regla para medir, y un lápiz para dar forma al dibujo, así como una goma para borrar lo sobrante del dibujo.

Me centraré en lo básico que debéis de saber sobre las dos herramientas básicas: la escuadra y el cartabón, en que se basa aquello que con mucha frecuencia solemos decir a los paletas de “voy a hacer cartabón”, como queriendo decir que va a darle o formar una perpendicular,


La mayor parte de los ángulos que puedes detectar en los objetos planos fabricados suelen ser rectos: Tendemos a ser un tanto cuadriculados, porque esa es la forma habitual que construimos, y es muy raro encontrar formas curvilíneas, con excepción acusada de las llamadas “casas de diseño” en la que existen también desniveles y desplomados de algunas de sus formas, sean de pavimiento o de paredes.

Pero hay algunos ángulos que claramente no son rectos. Observa tu escuadra: ¿Cuánto miden sus ángulos? Ahora mira el cartabón: ¿No has sentido curiosidad por saber cuánto valen sus ángulos?

Si mides el cateto menor y la hipotenusa, observarás que la hipotenusa es doble que el cateto menor. ¿Cuánto mide el ángulo opuesto al que forman estos dos lados?

Como consecuencia de estas observaciones, aprenderás que con escuadra y cartabón puedes trazar fácilmente ángulos de 15°, 30°, 45°, 60°, 75° y 90°, sin necesidad de usar compás ni transportador de ángulos. ¿Cómo? Inténtalo. Se basa en juntar y desplazar juntos escuadra y cartabón, de diversas maneras, y en los diversos lados, haciendo unos trucos con cada uno de sus ángulos, lo que permite llevar líneas paralelas o perpendiculares, o bien de ángulo determinado con los mencionados anteriormente.


Dejando aparte temas de albañilería y diseño, y hablando de ángulos, fíjate, por ejemplo, que la naturaleza, en cambio, presenta mucha más riqueza de ángulos. .¿Por qué no mides el ángulo de tu nariz y el de la de algunos de tus compañeros? Verás qué diferencias más interesantes existen. Mide estos mismos ángulos en los componentes de tu familia: verás que hay mucha menos variedad. El ángulo nasal es una característica hereditaria bastante acusada, aunque eso ya es otro tema que más que no para los albañiles, interesa más para los interesados en la cirugía estética.




Os dejo con un par de vídeos donde se puede ver el manejo del compás:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada