viernes, 24 de junio de 2011

ENCOFRADOS DE LOS FORJADOS


Se suelen emplear varios útiles tales como tablones, tableros, puntales, etc… que han de sostener las cosas que se ponen encima tales como armaduras, pasantes, vigas, bovedillas de diversas formas, varillas en sus diversas formas para refuerzos y empalmes, etc.. Se hacen a partir de un marcado nivelado en las paredes levantadas a medida o los pilares con las armaduras salientes que se han de unir con los que se habrán que añadir a la losa o forjado. Su grueso varia de entre 25 y 30 cms.de media, y se encofra por todos los lados que deba de hacerse para formar como una especie de molde que ha de recibir encima el hormigón vibrado para formar esa gran losa que constituirá el piso superior. Hay que tener cuidado que los pasos de tubos o desagües no den el lugares delicados tales como cruces de armaduras o de paso de vigas. Los agujeros de las bovedillas están hechos para esos menesteres, y hay que tener presente que el paso de estas tuberías no doblen la forma de los hierros de las armaduras, por lo que es cuestión de una buena planificación previa.

Antes de llenarlo con hormigón, conviene humedecer las partes de obra y las vigas, para que se adhieran más y mejor a la lechada de hormigón vibrado que se le añadirá. Una vez hecho el llenado del pavimento del forjado de la losa, necesita por lo menos hasta un par de días antes de subirse encima, para darle un tiempo de secado y endurecimiento que no mueva y afloje la masa, aunque esta no es costumbre demasiado extendida en los contornos de donde procedo, en los cuales, a la mínima de secado ya se procede de inmediato a seguir levantando pareces encima, que al no estar todavía fraguadas del todo, asegura un mejor agarre con el mortero que se le pone encima a la hora de seguir levantando paredes.

Naturalmente que el forjado recién hecho necesitará un riego de vez en cuando para que no se seque demasiado deprisa y con ello pierda calidad. Ese proceso químico del hormigón que se llama fraguado y endurecimiento, consiste en una primera fase de unos 7 días en el que el material se seca y endurece rápido, luego se sigue secando y endureciendo por otras tres semanas más a un ritmo más lento, y a partir de un más ese material ya no seca ni endurece más, aunque esto último apenas lo notan los albañiles.

Otro tema aparte es si las estructuras y forjado tienen fecha de caducidad, porque es sabido que a partir de unas décadas, ese material cementoso va perdiendo consistencia y calidad, volviéndose poco a poco un material cada vez más blando. Por eso hay que tener muy en cuenta hacer la construcción con la adecuada calidad del material, si se desea que la construcción dure para muchos años sobrepasando algunas generaciones.



En estos videos que encontré en el You Tube, podemos ver algunos de los trabajos de encofrados para hacer forjados-losas:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada