domingo, 6 de febrero de 2011

LOS YESEROS



Hacia unos pocos años, en pleno boom de la construcción corría aquello de que “si yo fuera rico, si yo fuera yesero…”, pues los yeseros cobraban verdaderas fortunas por los metros del enyesado, sobretodo en las faenas de pisos, de paredes mas rectas y uniformes, cuando no en otras casas más complicadas, como por ejemplo las llamadas “casas de diseño”, algunas paredes de las cuales no tenían arestas ni aplomadas ni niveladas, y que en los tiempos del boom con frecuencia eran rechazadas por empresas de yeseros a no ser que se pagara a muy buen precio.


 Conocí al jefe de una empresa de yeseros de mi pueblo, quien presumía de disponer y ser de las mejores de toda la provincia, y le pregunté que cómo es que todos los yeseros venían a trabajar con Audis, Mercedes, Volvos, y demás grandes cochazos, que parecía que todos los yeseros eran ricos. “Es que somos unos fanfarrones”, me respondió. Aunque en aquella época, si el yesero se espabilaba y dejaba bien sus acabados de enlucidos de yeso por metros, se forraba, y eso justificaba que muchas veces viniera a trabajar a las obras con los flamantes Audis, aparte de sus furgonetas siempre sucias de manchas de yeso. Incluso conozco a un yesero que se había metido en el negocio de construir bloques de pisos en la costa, lo que dejó el sucio mono de yesero por el elegante traje de promotor inmobiliario, y que por cierto le fue bien. Pero todo empezó con dominar bien el sucio arte de trabajar el yeso.




Y es que el trabajo de yesero es de los más duros y sucios de toda la construcción, que todos los días te manchas de yeso, y tienes que respirar los asfixiantes polvillos del yeso, y tener que ducharte todos los días para quitarte de encima toda esa suciedad de yeso. Primero se miran bien lo que tienen que enyesar y hacer un cálculo de los sacos de yeso que van a necesitar, e ir planificando los bidones de agua, las pasteras, las arestas a hacer previamente, los tableros-tablones para las bastidas, etc…, y aunque las normas obligan a casco, es totalmente imposible que un yesero pueda trabajar bien con el casco puesto. Y eso de que ahora se puede enyesar a máquina, aunque a muchos todavía les viene bien seguir preparando el yeso de forma manual.



Se trata de expandir el yeso todavía blando por la pared, y repartirlo con grandes llanas, hasta darle una forma uniforme, y luego rascarlo para darle forma más uniforme todavía, para luego pasarle la última capa de yeso bien fino (el llamado yeso muerto), que será la del acabado final. Dejándolo luego secar unos días antes de hacer otras cosas en la pared enyesada, como por ejemplo, su pintado.


 Y como el yeso tiene su tiempo para el secado, el yesero no puede parar de regresarlo, pasarle la llana, y rascarlo, todo a su debido tiempo (cuando todavía está tierno el yeso recién colocado), lo que le supone un gran esfuerzo físico, muchas veces agotador e ingrato, y aunque un buen albañil sabe algunas nociones básicas sobre un pequeño enyesado, poca gente opta a especializarse en el enyesado, pues es trabajo demasiado duro y demasiado sucio. He aquí la razón por la que los yeseros, por lo general, suelen tener los brazos musculosos y bien fibrosos. Por eso no quita que abunden las chapuzas disimuladas, aunque quienes dejan las paredes bien rectas y uniformes, bien pueden decirse que son unos verdaderos artistas del enyesado.



Los tiempos del boom constructivo hicieron que los yeseros se forraran enyesando los pisos, y aunque habían verdaderos maestros enyesando a la vieja manera tradicional de enyesar con la pastera grande y la llana grande, con su posterior rascado y alisado completamente a llana, dejando una superficie muy uniforme, se inventaron las máquinas de proyectar yeso, consistentes en una manguera que llevaba el agua a la máquina, y que por la parte superior se tiraba el contenido del saco de yeso, y a través de otra manguera se iba extendiendo y proyectando el yeso que vomitaba la manguera en la pared, que luego se extendía con una llana, y dado la rápidez que requería, dejaba un acabado más pobre y menos uniforme que el viejo método tradicional. Pero al ser mucho más rápido, se podía ganar mucho más dinero, llegando a tapar los defectos con el uso del gotelé.




Con la crisis actual, el trabajo de yesero se ha puesto peor que nunca, aparte de mal pagado con una competencia que no para de reventar los precios, por lo que en muchos aspectos, lo mejor es reconvertir el oficio en otra cosa de más salida profesional. Se acabaron los tiempos aquellos de “míralo, ¡es rico!, ¡es yesero!.

Os dejo algunos videos que he encontrado en el You Tube, donde podréis ver y apreciar el trabajo de los yeseros:




11 comentarios:

  1. hola buenas yo soy daniel y me gustaria, aprender a dar yeso bien, pues me parece un bonito oficio asi que procuro hacer todo el yeso que sale en las reformas y me esmero bastante pero un tiempecito con un yesero bueno no me importaria hasta le pagaria yo creo je je bueno un saludo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniel Yo soy yesero pero no hay trabajo ahora en España es una pena ,he sido yesero durante muchos años y he tenido muchos trabajadores. También te recomiendo que leas mis blog. Si quieres puedes buscarme por facebook y te los enviare.

      Eliminar
    2. Saludos, José Alberto: ¿Nos podrías poner un enlace de tu blog de yesero?. Gracias.

      Eliminar
  2. hola me llamo daniel y a mi esto del yeso me gusta bastante intento hacer siempre las cosas que salen en las pocas reformas que hay pero un tiempecito con un yesero bueno ya me lo pasaba hasta le pagaria je je bueno un saludo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Con la crisis y la falta de pedidos para obras, es muy complicado que encuentres faena de yesero, y por ende alguien que te de oportunidades de aprender. Sin la práctica trabajando no se aprende. Lo malo es que ahora, con la resaca del pinchazo inmobiliario, apenas no hay nada de faena de yesero, excepto alguna chapuzilla de vez en cuando. Es lo que tenemos. Te sugiero aprendas otra profesión con mayores salidas. ¡Suerte!

      Eliminar
  3. Hola. Los " talochas "hasta que no cortaban la luz de la obra no se iban.Eran máquinas dando yeso de categoría.

    ResponderEliminar
  4. Estoy buscando yesista para emiratos arabes mauricioqv@hotmail.com

    ResponderEliminar
  5. Hola soy de Argentina, trabajo con microcemento, pero me gustaria aprender a colocar yeso pueden darme alguna orientacion. Gracias

    ResponderEliminar
  6. Yo era yesero , digo era porque hace 4 años que no ejerzo la profesión , verdaderamente es una profesión que no se la recomiendo a nadie , es muy dura y te quita salud , trabaje 20 años en este oficio , tienes de hacer unos metros o unas horas diarias sin abusar o sino vas apañao.Discrepo señor Xavier con lo que dice de la calidad de el enyesado de maquina , con maquina el yeso gana mas calidad , eso si depende de las manos , porque si que es verdad que las barbaridades mas grandes las e visto con maquina.Ahora mismo este oficio esta muy mal pagado y mas si trabajas para 3º personas como siempre e trabajado yo.Gracias y saludos.

    ResponderEliminar